Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Logroño aprueba la rehabilitación de su bandera y escudo.

Logroño aprueba la rehabilitación de su bandera y escudo.

El himno de Logroño, "Logroño es mi pueblo", ha sido oficializado por unanimidad en un pleno del Ayuntamiento de la ciudad. Esta decisión se suma a la aprobación inicial de la rehabilitación de la bandera y el escudo de Logroño, con el apoyo del PP y Vox y la abstención de otros grupos. La adopción del himno como oficial recibió el respaldo unánime de los presentes.

LOGROÑO, 16 May.

En una sesión plenaria extraordinaria, el alcalde de Logroño, Conrado Escobar, resaltó la importancia de este momento para la historia de la ciudad. Destacó que "vivir Logroño es sentir su latido, es comprender una historia compartida y singular". Escobar hizo hincapié en la relevancia de los símbolos de Logroño y su evolución a lo largo del tiempo, manteniendo siempre su esencia y significado.

El debate en el pleno se centró en la rehabilitación de la bandera y el escudo de la ciudad. Algunos concejales de la oposición expresaron su desacuerdo con la eliminación de ciertos símbolos históricos adoptados por la sociedad logroñesa a lo largo de los años. Sin embargo, finalmente se llegó a un acuerdo inicial para proceder con la propuesta.

Desde diferentes partidos, se criticó la falta de consenso y diálogo en el proceso de oficialización de los símbolos de Logroño. Se destacó la importancia de escuchar a la ciudadanía y trabajar en conjunto para preservar la identidad de la ciudad.

En medio de las críticas y discrepancias, se aprobó la oficialización del himno y el escudo de Logroño, con la esperanza de que estos símbolos representen a todos los logroñeses. Se hizo un llamado al consenso y la participación ciudadana en el proceso para garantizar que se respete la historia y la identidad de la ciudad.

El pleno también informó sobre la designación de dos cronistas de la ciudad, Federico Soldevilla e Isabel Murillo, quienes expresaron su honor por ser parte de la historia de Logroño. Esta sesión plenaria marcó un hito en la oficialización de los símbolos de la ciudad, con la intención de reflejar el sentir de todos los logroñeses en estas decisiones.