Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Ecoembes destaca la importancia de la pedagogía en la reducción de residuos y afirma: "No generar residuos es la mejor opción".

Ecoembes destaca la importancia de la pedagogía en la reducción de residuos y afirma:

LOGROÑO, 27 Oct.

En La Rioja, el 24,6% de los residuos que se depositan en el contenedor amarillo son 'impropios', es decir, "materiales que no se colocan en los cubos adecuados" para proceder a su reciclaje. Una cifra que se eleva al 30,8 por ciento en España, según los últimos datos de Ecoembes de 2022. Por ello, aunque La Rioja "se encuentra en la parte buena de la tabla, hay que seguir haciendo pedagogía en torno al reciclaje" para intentar reducir esa cifra al máximo.

Así lo señala el coordinador de Asuntos Corporativos de Ecoembes, Álvaro Otero, quien destaca, además, que estos conocidos como 'impropios' "ralentizan mucho el proceso de separación de los residuos para reciclar" en las plantas.

En el caso de La Rioja -prosigue- "la realidad es que si damos la vuelta a esa cifra del 24,6 por ciento, esto quiere decir que el 76 por ciento de lo que se tira al contenedor amarillo es correcto, es decir, envases domésticos. Los riojanos reciclan bien pero hay que seguir mejorando" porque "todo ello permitirá que el proceso de reciclaje sea cada vez más ágil y el trabajo que se hace tanto en las plantas de selección como a nivel de 'reciclador' sea cada vez más eficiente".

Precisamente para conocer cómo funcionan estas plantas de reciclaje, Ecoembes nos ha mostrado el trabajo que se realiza en el Ecoparque de La Rioja, planta de recepción y tratamiento de residuos sólidos. Una empresa que lleva en funcionamiento desde el año 2004, cuenta con más de 100 empleados y controla más de 4 toneladas de residuos a la hora.

En la planta riojana se centran, sobre todo, en los residuos del contenedor amarillo, aunque también pueden coger residuos de otro tipo. Para ayudar a los ciudadanos a reciclar, Otero asegura que "hoy queremos desterrar un mito; el contenedor amarillo no es el contenedor del plástico".

A pesar de lo que muchos puedan creer "el contenedor amarillo es el de los envases domésticos pero no es el contenedor de plástico, es decir, no van juguetes, no va material de cocina, no va cualquier plástico que podamos encontrarnos en el coche o en nuestro día a día. Son solamente envases domésticos".

"Es importante remarcarlo porque a día de hoy sigue habiendo confusión al respecto", afirma.

Pero: ¿Cómo funciona una planta de reciclaje?. Si nos adentramos en la planta de La Rioja, situada en La Rad de Varea, entre los municipios de Logroño y Villamediana de Iregua, el objetivo de ésta es recuperar "el máximo posible de los materiales desechados por los ciudadanos de La Rioja".

Otero explica que "aquí se trabajan los residuos desde que el ciudadano los deposita en el contenedor amarillo hasta que ese envase se prepara, se embala y queda listo para enviar a una planta de 'reciclado'".

Para conocer el proceso, es bueno saber que consta de dos partes muy diferenciadas. En la primera parte, los envases se recogen del contenedor amarillo "y en una planta como la de La Rioja, se separa por tipo de material".

De esta manera, el proceso comienza cuando los camiones de recogida de envases recogen el material del contenido amarillo, tanto de Logroño como del resto de localidades de La Rioja, los traen a esta planta y, a partir de un proceso mecánico y también manual, se separa por tipos de material; Por envases de plástico, envases de brick y envases de metal, que pueden ser de aluminio o de acero...".

"Ese proceso de separación es necesario y es fundamental para preparar el material para una segunda fase que es cuando ese material ya limpio de cualquier otro residuo se convierte en nueva materia prima, en otra planta diferente a esta, que son las plantas de reciclaje". Las empresas 'Recicladoras' son las que lo transforman en nueva materia prima para producir nuevos envases, material textil, etc".

Pero como explica Otero, para que este proceso sea ágil, "es necesario que se haga bien desde el principio. Seguir educando a nivel social para que el reciclaje sea eficiente".

Además, ve "fundamental" incidir en la reducción y la reutilización". Como explica "el reciclaje por sí solo no es una solución mágica, es una parte fundamental pero nosotros como ciudadanos podemos hacer mucho más. Debemos ser conscientes a la hora de hacer la compra de evitar ciertas inercias, de evitar sobreenvasados, hacer compras a granel... debemos ser conscientes de que el mejor residuo va a ser siempre el que no se genera".

Entonces, para Otero lo primero es "reducir la generación de residuo" y, en segundo lugar, "siempre que podamos, reutilizarlo". En tercer lugar, imprescindible, "siempre que haya cumplido su vida útil, reciclemos el residuo".

En La Rioja en 2022, el último año con datos consolidados, se recogieron más de 10.400 toneladas (6% más que el año anterior). Eso corresponde aproximadamente a nivel ciudadano unos 27 kilogramos por ciudadano al año procedente del contenedor amarillo y azul.

"Como hemos dicho, el ciudadano riojano sabe reciclar bien y encontramos aproximadamente un 24% de residuos del contenedor amarillo que no correspondería a estar ahí, pero estamos por encima de la media a nivel nacional. Es importante remarcar el mensaje de que el proceso de reciclaje empieza en nuestras casas. Cuanto mejor lo hagamos en casa, mejor funcionará el proceso".

Por último y sobre el mito de: "No sé para qué reciclar si todo va al mismo sitio", el experto de Ecoembes explica "es un mito que también es importante desterrar. Es muy habitual escucharlo pero debemos remarcar que es falso y estamos aquí precisamente para dar testimonio de eso".

Por ejemplo -explica- "ocurre muchas veces que los camiones parece que vuelcan diferentes contenedores en un mismo compartimento, pero ese mismo camión, lo que no vemos a pie de calle, es que está compartimentado. Lo que pasa es que no se ve. Es un mito que se ha repetido mucho tiempo".

"Nosotros estamos aquí, y la planta de La Rioja hace un excelente trabajo en ese sentido, para demostrar que el proceso se cumple", finaliza.

El Ecoparque de La Rioja es una instalación de tratamiento de residuos sólidos urbanos que combina diferentes áreas de proceso entre las que se incluyen recuperación de materiales, biometanización y compostaje.

La planta ocupa una superficie de 7 hectáreas y tiene capacidad para tratar 148.000 toneladas al año de residuos urbanos procedentes de la totalidad de los municipios riojanos. A ella llegan residuos del contenedor verde y del contenedor amarillo.