Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Policía conservadora desactiva 39 extintores y artefactos pirotécnicos en Logroño

Policía conservadora desactiva 39 extintores y artefactos pirotécnicos en Logroño

La Jefatura Superior de Policía de la Rioja ha llevado a cabo una detonación controlada de material explosivo en diversas actividades policiales. Específicamente, la Especialidad TEDAX-NRBQ y la Unidad de Medios Aéreos de esta Jefatura destruyeron un total de 39 extintores intervenidos y una carcasa de pirotecnia disparada durante las pasadas Fiestas de San Mateo.

39 extintores fueron entregados por la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno de La Rioja. Para perfeccionar el método más adecuado para su neutralización, se realizaron pruebas en tres de ellos el pasado 29 de junio. Aunque es posible desmontarlos y separar sus componentes, se consideró más apropiado neutralizarlos mediante una explosión controlada para estudiar los efectos que produce cuando se utilizan en incendios forestales. Se llevaron a cabo varias pruebas utilizando diferentes cantidades de extintores en diferentes disposiciones, como en línea, en zigzag, con activaciones simultáneas o secuenciadas.

Además de estas pruebas, se tomaron medidas de la zona cubierta por el agua proyectada, los tamaños de los fragmentos del envase, la distancia que alcanzan, la velocidad aproximada, el tiempo de consumo de la mecha del dispositivo, entre otros datos. Estas mediciones empíricas permiten evaluar de manera más precisa los riesgos para el personal que los manipula.

Después, se destruyó una carcasa pirotécnica que no había explotado durante las pasadas fiestas de San Mateo. Solo había funcionado una parte de ella, específicamente la que contiene la carga de proyección que la dispara desde el mortero, pero no la parte que genera los efectos de luz y sonido. Sin embargo, de haber funcionado correctamente, podría haber representado un gran peligro para la población.

La carcasa pirotécnica fue encontrada y entregada por miembros de Protección Civil del Ayuntamiento de Logroño. Tenía un peso de 1.350 gramos y un diámetro de 150 milímetros. Para neutralizarla, se llevó a cabo su desmontaje y se realizó una explosión controlada con sus componentes.

Estas operaciones contaron con la colaboración del personal y un vehículo de la Cruz Roja tipo ambulancia.