Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

La Rioja destina casi 5 millones de euros para mejorar la carretera LR-286 entre Enciso y Cornago.

La Rioja destina casi 5 millones de euros para mejorar la carretera LR-286 entre Enciso y Cornago.

El plazo de ejecución es de 10 meses.

LOGROÑO, 27 Mar.

El Gobierno de La Rioja, liderado por el consejero de Política Local, Infraestructuras y Lucha contra la Despoblación, Daniel Osés, ha dado a conocer el ambicioso proyecto de mejora de la carretera LR-286, entre Enciso y Cornago. Esta inversión de casi cinco millones de euros (4,8) tiene como objetivo principal optimizar las condiciones de circulación y garantizar la seguridad vial en la zona.

Acompañado por la directora general de Infraestructuras, Gema Álvarez, y los alcaldes de los municipios involucrados, Osés ha destacado la importancia de esta iniciativa para corregir los problemas estructurales del firme de la carretera, la cual es utilizada diariamente por un gran número de vehículos y representa un riesgo para la seguridad de los conductores.

En un claro mensaje de compromiso con la lucha contra la despoblación, Osés ha enfatizado que la inversión en la mejora de las carreteras rurales riojanas es una prioridad para el Gobierno. De hecho, se ha incrementado en más de 15 millones de euros la partida destinada a la conservación de firmes dentro del Plan de Carreteras 2022-2030, como medida para potenciar el desarrollo y la conectividad de estas zonas.

La obra, que saldrá a licitación en breve con un plazo de ejecución de 10 meses, abarcará un tramo de 19,22 kilómetros de longitud. La LR-286 conecta las carreteras LR-115 (Enciso) y LR-283 (Cornago), atravesando los valles del Cidacos y del Linares, además de facilitar el acceso a la famosa Ruta de los Dinosaurios.

El proyecto contempla diversas acciones como la mejora de la explanada, la construcción de elementos de drenaje, el refuerzo del firme, la renovación de la señalización, el balizamiento, la mejora de la seguridad vial en obras de fábrica de drenaje, y la protección de accesos, entre otros.

Además, se tiene previsto renovar las barreras metálicas existentes y colocar sistemas de protección para motoristas en zonas de curvas con el fin de prevenir accidentes graves.

El estado actual del firme presenta deformaciones y fisuras por fatiga del asfalto, lo que evidencia la necesidad urgente de esta intervención. La anchura de la calzada varía entre 6 y 7 metros en distintos tramos, mientras que los arcenes tienen un ancho entre 0,10 y 0,50 metros.

La ejecución de la obra se llevará a cabo en dos fases, con la ocupación de un carril en algunos momentos para permitir el tráfico alternativo por el otro lado. Durante las horas nocturnas se restituirá la circulación en ambos carriles para minimizar las molestias a los conductores.