Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

El Gobierno de La Rioja cede pisos a Cáritas para ayudar a familias vulnerables.

El Gobierno de La Rioja cede pisos a Cáritas para ayudar a familias vulnerables.

El Gobierno de La Rioja ha cedido gratuitamente, por un periodo de cinco años, dos pisos a Cáritas para su uso por parte de familias vulnerables mediante un alquiler asequible.

El consejero de Política Local, Infraestructuras y Lucha contra la Despoblación, Daniel Osés, ha entregado las llaves al director de Cáritas Diocesana de La Rioja, José Andrés Pérez, en un acto donde también firmaron un acuerdo de colaboración.

Esta acción busca facilitar el acceso a una vivienda digna y adecuada a personas con especiales dificultades socioeconómicas o en situación de riesgo de exclusión social.

Estas viviendas forman parte del 'Programa de alojamientos temporales' gestionado por Cáritas Diocesana de La Rioja desde el 2012, y serán alquiladas a precios accesibles.

José Andrés Pérez explicó que estos dos pisos servirán como "periodo de transición" para las personas que salen de un programa de alojamiento temporal gratuito antes de pasar a un alojamiento de alquiler social definitivo.

El gobierno regional entrega las viviendas con baño y cocina amueblados, mientras que el resto de los espacios están vacíos, correspondiendo a Cáritas Diocesana los gastos relacionados con el equipamiento y mantenimiento de las mismas.

Daniel Osés resaltó la importancia de la labor social de Cáritas Diocesana y el compromiso del Gobierno de La Rioja para garantizar igualdad de oportunidades y acceso a la vivienda en la región.

El representante de Cáritas Diocesana agradeció al Gobierno de La Rioja la cesión de las viviendas, que se suman a las ya cedidas en Calahorra, donde los beneficiarios viven dos años de forma gratuita, solo pagando los suministros.

A través de este programa, Cáritas proporciona alojamiento temporal y acompañamiento a personas en situaciones de vulnerabilidad, fomentando su autonomía y desarrollo social.

El objetivo final es ofrecer un alquiler asequible para que estas familias puedan cubrir sus necesidades básicas y fomentar su autonomía, promoviendo la toma de decisiones y asunción de responsabilidades.

Durante esta fase de autonomía, se realiza un seguimiento puntual para evaluar la realidad de las familias y garantizar que cuentan con las herramientas necesarias para una vida independiente.