Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Ayuntamiento de Logroño rechaza "guerra de banderas" de VOX y apoya al colectivo LGTBi

Ayuntamiento de Logroño rechaza

El pleno del Ayuntamiento de Logroño ha rechazado la moción de VOX en la que solicitaba "el cumplimiento de la doctrina del TS" en relación "con la no utilización de banderas no oficiales en edificios y espacios públicos". Una moción que se ha llevado a debate tras la retirada de la bandera LGTBi del balcón del Consistorio -hace escasas semanas- con motivo de la celebración del Día del Orgullo.

En este sentido, el PP aseguró que la retiraba por "cuestiones jurídicas" pero después la volvió a colocar, algo que no contó con el apoyo de VOX.

La primera sesión de pleno ordinario de la nueva legislatura ha contado con esta moción que ha sido rechazada por el PP, PSOE y Grupo Mixto (Podemos IU y PR+) quienes, además, han querido mostrar su apoyo al colectivo LGTBi.

La moción ha comenzado con la defensa de la concejal de Vox, María Jiménez, quien aseguraba que el Tribunal Supremo "deja muy clara su postura sobre el uso ocasional de banderas que no sean oficiales en el exterior de edificios de espacios públicos".

Jiménez explicaba que, lo ocurrido con la colocación de la bandera LGTBi en el Ayuntamiento Logroñés, respondía a "demagogia" y "aunque no tenemos nada en contra de la bandera lo que queremos es que se cumpla y se respete la doctrina del TS". Así -ha indicado- "la enseña nacional es la que nos representa a todos y a cada uno de nosotros y es la que debe ondear".

Todo ello "a pesar de que otros partidos nos quieren imponer una división artificial de la sociedad y colectivos innecesaria que solo nos lleva a poner a unas personas en contra de otras".

Desde VOX -ha insistido- "todo español puede exhibir sus pancartas o banderas pero no en la casa de todos los logroñeses, como es este Ayuntamiento".

Tras su defensa, todos los grupos políticos han utilizado el turno en contra que permite el Pleno para rechazar esta moción. En el caso del PR+, Rubén Antoñanzas, ha indicado que su grupo "está de acuerdo con la bandera, con lo que significa y con lo que implica en el compromiso de ciudad para garantizar sus derechos".

Así ha explicado "la bandera estaba donde debía estar, en la casa de todos, esa bandera tiene un simbolismo importante y nunca debió ser retirada".

Por parte de Podemos-IU, Amaia Castro, ha defendido una bandera que "representa respeto, igualdad, dignidad y democracia. No vamos a dar ni un paso atrás en la defensa de estos derechos".

También desde el PSOE la concejal, Beatriz Nalda, ha mostrado el completo rechazo de su grupo a esta moción a la vez que ha lamentado la posición del PP a la hora de quitar la bandera. Ante ello le ha pedido al alcalde de Logroño, Conrado Escobar, "que sea valiente y no monte una guerra de banderas. Gobernar es tomar decisiones valientes por el bien de la ciudadanía y no disfrazar hechos con acciones jurídicas que solo nos ponen en conflictos". "Los colores arcoíris no vulneran la ley de las banderas".

Finalmente, Celia Sanz (PP) ha querido explicar que desde el minuto 1 "el PP ha demostrado su apoyo incondicional al colectivo LGTBi" y "hemos actuado con transparencia y humildad porque si cometemos un error, lo reconocemos y lo rectificamos".

Sanz ha realizado un relato de los hechos recordando que el pasado 23 de junio "colgamos la bandera en el balcón municipal. Además, nunca la retiramos solo la cambiamos de sitio porque entendimos que había una jurisprudencia que era contradictoria y por seguridad jurídica se decidió cambiar la bandera de ubicación".

"Pero cuando el colectivo nos pidió que se volviera a colocar, nosotros, analizando esa jurisprudencia y teniendo en cuenta que es una cuestión de derecho humanos, la volvimos a colocar. Con total honestidad reconocimos nuestro error, para nosotros no es un juego y en ningún caso hemos estado presionados por otra formación política".

Tras el turno en contra, en el turno de portavoces, Rubén Antoñanzas ha pedido al PP "que no recule en derechos, porque estos no son de quita y pon".

Por su parte, María Jiménez (Vox) ha lamentado las "barbaridades oídas" y la "demagogia política". "A nosotros -ha indicado- no nos importa la orientación sexual, ni la raza de nadie, queremos igualdad para todos a pesar de que se manipule nuestro mensaje. Los derechos no se defienden colocando una bandera, hay otras formas de garantizarlos".

Finalmente, Celia Sanz ha vuelto a tomar la palabra para recordar que el PP es un partido "que defiende la igualdad, la tolerancia y la libertad. Hemos explicado lo que ha ocurrido".

Por todo ello ha pedido "dejen de recriminarnos conductas cuando son otros los que se valen de ciertos aspectos para sacar rédito electoral, nosotros hacemos el ejercicio en política basándonos en la humildad".