Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Marlaska sostiene que los derechos fundamentales son clave para frenar la migración irregular y defiende acuerdo con Túnez.

Marlaska sostiene que los derechos fundamentales son clave para frenar la migración irregular y defiende acuerdo con Túnez.

LOGROÑO, 20 Jul.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido el acuerdo firmado el pasado domingo entre la Unión Europea y el Gobierno de Túnez para combatir la migración irregular --que contempla entre otros aspectos el fortalecimiento de los controles fronterizos y el endurecimiento de la lucha contra el tráfico de personas--, y ha asegurado que la vía para frenar la migración irregular pasa por el respeto a "los derechos fundamentales".

"Para nosotros, los derechos fundamentales son la única vía para luchar contra la migración irregular, no hay ningún tipo de problema con eso. Solo enfrentamos la lucha contra la migración irregular con derechos fundamentales. No hay otra manera de hacerlo", ha asegurado Marlaska, este jueves, en declaraciones a los medios, a su llegada a la reunión informal de ministros de Interior de la Unión Europea, que se celebra en el Palacio de Congresos, Riojaforum, en Logroño, en el marco de la presidencia española de la UE.

Así, preguntado por cómo se va a asegurar que se respetan los derechos humanos de los migrantes en Túnez, tras informes de organizaciones humanitarias que denuncian que se ha abandonado a migrantes en el desierto, sin agua ni comida, Marlaska ha enfatizado que la lucha contra la migración irregular pasa por el respeto de los "derechos fundamentales".

"Para nosotros, tengo que decirlo de nuevo, los derechos fundamentales son la única vía para la UE, son nuestros valores, es la única manera", ha insistido el ministro del Interior español.

Al mismo tiempo, ha defendido que el "memorándum" firmado con Túnez es la única vía si quieren "ganar en la lucha contra la inmigración irregular". "Siempre, siempre hemos pensado que tenemos que trabajar juntos, tenemos que reforzar nuestra cooperación con terceros países, de origen y tránsito", ha remarcado, abogando por una "migración legal y segura".

Por su parte, la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, ha precisado que los acuerdos migratorios con terceros países, como Túnez, no suponen "externalizar" la responsabilidad de la cuestión migratoria pero ha defendido que es "absolutamente necesario" trabajar con estos países para abordar este problema y "evitar pérdida de vidas humanas, por ejemplo, en el Mediterráneo".

Además, la comisaria europea ha indicado que "en unos días" firmarán un nuevo acuerdo con ACNUR, con financiación, para dar apoyo ante la situación de los migrantes que son abandonados en el desierto. "No podemos tener personas bajo esta condición", ha reiterado.

En virtud del acuerdo estratégico firmado el pasado domingo para frenar la migración irregular en Europa, la Unión Europea destinará a Túnez 255 millones de euros en 2023.

Del total de fondos movilizados para reforzar la lucha contra el contrabando, el retorno y la gestión de fronteras, la UE destinará 105 millones de euros adicionales, doblando así la partida prevista para Túnez, según informaron fuentes comunitarias. En este marco se combatirá la actividad de contrabandistas y traficantes de personas, se reforzará la gestión de las fronteras para prevenir las salidas irregulares, fomentando vías legales de migración.

Respecto al retorno de migrantes, la UE reforzará la cooperación para ayudar a las autoridades tunecinas a la relocalización de migrantes irregulares que permanecen en el país a sus lugares de origen y el regreso de migrantes tunecinos de forma irregular en Europa para volver a Túnez.

Aparte de esta ayuda específica para gestionar la cuestión migratoria, la UE moviliza otros 150 millones en apoyo presupuestario y "trabaja intensivamente con las autoridades tunecinas para dedicarlos de la mejor manera posible".

Los fondos de la UE se distribuirán principalmente a través de agencias como la Cruz Roja, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), y la Organización para las Migraciones que trabajan en el terreno para dar oportunidades a refugiados y personas reasentadas.