Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Éxito económico en La Rioja: 1.022 desempleados menos y 2.690 nuevos afiliados en el último año.

Éxito económico en La Rioja: 1.022 desempleados menos y 2.690 nuevos afiliados en el último año.

LOGROÑO, 3 Ene.

La Federación de Empresas de La Rioja (FER) ha resaltado hoy la mejora en los índices de empleo y afiliación a la Seguridad Social en la comunidad durante el año 2023. Según un comunicado emitido por la organización, La Rioja cerró el año con 1.033 desempleados menos y 2.690 afiliados más a la Seguridad Social, según los datos de los servicios públicos de Empleo.

No obstante, en el mismo comunicado, FER aclara que el mes de diciembre no ha sido positivo tanto en términos de empleo como en afiliación, ya que durante ese periodo el desempleo aumentó en 160 personas y se registraron 85 afiliados menos a la Seguridad Social. En contraste, el resto del país experimentó una disminución del desempleo en 27.375 personas.

En relación a los sectores de actividad, todos presentaron cifras negativas en materia de empleo, salvo el agrario, que tuvo una disminución de 27 desempleados. La industria aumentó en 85 desempleados, la construcción sumó 45 parados más, y el sector servicios agregó 65 personas más en la cifra de desempleo.

La FER valora positivamente el balance de empleo y afiliación a la Seguridad Social durante el año 2023, aunque recalca que el mes de diciembre presenta un dato negativo en materia de empleo, a pesar de las campañas de Navidad. La patronal riojana señala que es necesario ser prudente en cuanto a la evolución del empleo en este nuevo año, ya que persisten factores de incertidumbre e inestabilidad, tanto a nivel nacional como en el contexto internacional debido a los diversos conflictos bélicos.

Además, la FER destaca que las empresas y los autónomos continúan soportando impuestos, cotizaciones sociales y nuevas cuotas que no disminuyen, sino que aumentan, lo cual dificulta enormemente la actividad empresarial. A esto se suman los demás costes laborales y de la propia actividad, así como el aumento de los precios de la energía, electricidad, gas y combustibles.

En conclusión, aunque se cierra el año con mejores cifras de empleo, persiste una gran incertidumbre, inestabilidad y desconfianza entre los empresarios en España. Por lo tanto, es fundamental que las administraciones públicas brinden un apoyo prioritario a las empresas, favoreciendo su actividad y desarrollo, según indica la FER.