• lunes 28 de noviembre del 2022

Woodville confía en Garnica para crear su primer modelo de casa prefabricada

img


LOGROÑO, 16 Oct.

Para absolutamente nadie es un misterio que la pandemia cambió en buena medida el modo de vida de todos, y la construcción de hospedajes no es una salvedad. Las viviendas prefabricadas se convirtieron en los hospedajes de tendencia tras la crisis sanitaria.

De hecho, si bien de momento esta clase de creaciones representan un mercado residual en España relacionado con otros países de europa, ya que solo representan el 1% sobre el total de viviendas construidas, según datos de la Plataforma de Edificación Passivhaus, la demanda de viviendas prefabricadas y también industrializadas medró en 2021 de un 30% a un 60% gracias a la aparición de la Covid-19.

Su apogeo hay que a las múltiples virtudes que muestran en frente de los hospedajes habituales, como son su alta eficacia energética, control y simplicidad en todo el desarrollo, acelerando los tiempos de distribución, la utilización de materiales naturales y sostenibles y la adaptación a toda clase de sitios con una mínima instalación anterior, implantando de esta forma un nuevo término de simplicidad y contacto con la naturaleza.

Con el propósito de contestar a esta inclinación y ofrecer contestación a la demanda de hoy de hospedajes sostenibles en la naturaleza como eco hoteles, hoteles rurales y glampings, nació Woodville, experta en el diseño y la construcción de esta clase de hospedajes móviles inteligentes, sostenibles, modulares y de madera, cuyo primer modelo recibe el nombre mohma, y para el que contaron con la gama de artículos de contrachapado de Garnica, compañía riojana líder mundial en la industria del contrachapado y vanguardista en administración y empleo de elementos naturales.

El fundamento es que la gama de modelos de contrachapado de Garnica cumple con todas y cada una de las demandas para esta clase de creaciones: durabilidad, aislante térmico y acústico, enorme ligereza, sencillez de mecanizado (que se traduce en una reducción de tiempos y costos), régimen para empleo exterior y, más que nada, su sostenibilidad a lo largo de todo el desarrollo de fabricación y la utilización de materiales de origen europeo.

Estos hospedajes fueron diseñados por los arquitectos españoles Fernando Oiza y Patxi Mangado, principal creador de Arquitectura y Sociedad, y de enorme prestigio en todo el país y también en todo el mundo. Se caracterizan por ser de fabricación industrializada y estar diseñados bajo los estándares passivhaus, con el objetivo de poder la máxima eficacia energética, logrando resultar absolutamente independientes.

Con una aptitud máxima de 8 personas, mohma puede ser útil de hospedaje turístico en la naturaleza y frecuente. Gracias a la ligereza de los materiales, estos son transportados en un camión para su posterior montaje y también instalación, asegurando una perturbación mínima en el lote.

Más información

Woodville confía en Garnica para crear su primer modelo de casa prefabricada

Noticias de hoy más vistas