• sábado 4 de febrero del 2023

San Pedro tiene dentro interfaz robótica para operaciones de Cirugía General, Urología o Ginecología

img

LOGROÑO, 21 Dic.

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, y la consejera de Salud, María Somalo, han asistido, en el Hospital Universitario San Pedro de Logroño, a la presentación de la interfaz robótica Da Vinci que contribuirá a progresar relevantemente la calidad asistencial prestada a los pacientes y piensa una apuesta estable por la innovación sanitaria.

Andreu ha subrayado que "en el deber de este Gobierno de La Rioja con el refuerzo de los servicios públicos, llevamos desde el principio de la legislatura capitalizando mucho más medios personales y profesionales en el refuerzo del sistema sanitario público de La Rioja" y ha asegurado que la instalación de esta interfaz robótica "va a favorecer a todos y cada uno de los pacientes pues, además de prosperar la aptitud operativa, nuestro sistema sanitario se regresa mucho más atrayente para captar los expertos de la cirugía y retener talento".

El Gobierno de La Rioja ha invertido 1.197.900 euros en dotar a este centro hospitalario de este aparato de cirugía robótica que en la actualidad está instalado en una salón adecuada en especial para esto, donde múltiples equipos de cirujanos del SERIS serán formados a través de un emulador por la parte de los especialistas de la interfaz.

La responsable del Ejecutivo ha adelantado que el mes de marzo está sosprechado mover la instalación al quirófano número 16 de la primera planta y comenzar las primeras intervenciones.

Según ha señalado, la "efectividad y precisión del sistema quirúrgico robótico Da Vinci queda probada con mucho más de 24.000 publicaciones científicas, 6.000 instalaciones en el mundo entero y mucho más de 8,5 millones de intervenciones desde el momento en que realizara la primera operación".

La instalación de este aparato piensa un salto de calidad colosal para el Sistema Riojano de Salud y ubica al San Pedro a la altura de los centros de salud punteros del Sistema Nacional de Salud en materia quirúrgica.

Intervenciones y provecho para pacientes y operaciones

Da Vinci se usará, por ahora, en operaciones quirúrgicas de Cirugía General, Urología, Ginecología y Otorrinolaringología. Algunas de las intervenciones que se efectuarán con esta tecnología son:

-Cirugía general y digestible: Colectomías, resección del recto, sigmoidectomía, cirugía bariátrica, cirugía gastroesofágica, cirugía hepatobiliar y cirugía pancreática.

-Cirugía ginecológica: Histerectomías, sacrocolpopexia, miomectomía, endometriosis profunda, linfadenectomíapélvica y paraaórtica.

-Cirugía urológica: Cirugía de próstata, riñón y vejiga. Cirugía de trasplante vivo.

-Cirugía otorrinolaringológica y maxilofacial: Resección tumores orofaríngeas, hipofaringe, laringe y base de la lengua.

La interfaz dejará esenciales provecho tanto para los expertos para los pacientes.

-Disminución del padecimiento en tanto que solo son primordiales incisiones de entre 5 y diez milímetros de diámetro, y mejores desenlaces estéticos.

-Inferiores adversidades intraoperatorias.

-Menor pérdida de sangre y, por consiguiente, menos transfusiones de sangre.

-Reducción del tiempo de estancia hospitalaria, favoreciendo la restauración postoperatoria: Los pacientes tienen la posibilidad de reincorporarse a sus ocupaciones con velocidad, habiendo recuperado las funcionalidades fisiológicas ordinarias en menor tiempo que con la cirugía laparoscópica clásico.

-Inferiores adversidades postoperatorias con menores reingresos en los 30 días siguientes.

-Menor número de reintervenciones.

-Menor mortalidad.

-Garantiza la máxima precisión, gracias a la alta definición de imagen y visión de los puntos de referencia y planos anatómicos. Las imágenes incrementan hasta diez ocasiones su tamaño habitual, lo que deja al cirujano ver los órganos con el máximo aspecto.

-Mayor precisión en los movimientos del cirujano. El robot ejecuta las acciones ordenadas por el médico, descartando fallos como el temblor que la mano. Dispone de un sistema de movimientos a escala. Permite mayor precisión reconstructiva.

-Mayor independencia de movimiento al cirujano que en una cirugía laparoscópica clásico.

-Sencillez de ingreso a anatomías complejas con incisiones menores, mejores desenlaces estéticos y menor mal.

-Cambios de situación intraoperatorios que se requieran según la dificultad de la indicación, achicando el tiempo usado y conservando al límite la seguridad del tolerante.

-Sencillez para conseguir reportes de actividad, imágenes o vídeos para revisión de la técnica quirúrgica, optimización en tiempos y optimización de materiales consumibles para una mayor eficacia.

Más información

San Pedro tiene dentro interfaz robótica para operaciones de Cirugía General, Urología o Ginecología