Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Provincia de La Rioja reafirma su contundente oposición a la construcción de la línea de alta tensión Tauste-Júndiz debido a su significativo impacto negativo en la comunidad.

Provincia de La Rioja reafirma su contundente oposición a la construcción de la línea de alta tensión Tauste-Júndiz debido a su significativo impacto negativo en la comunidad.

El Gobierno de La Rioja ha reafirmado su oposición al proyecto de línea de alta tensión entre Tauste (Zaragoza) y Júndiz (Álava). Según el Gobierno riojano, la construcción de esta línea de alta tensión tendrá un impacto negativo en el paisaje, las zonas protegidas, el patrimonio cultural y las áreas agrícolas de la comunidad.

Según el Boletín Oficial del Estado, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha aprobado la declaración de impacto ambiental de esta línea de alta tensión.

El Gobierno de La Rioja destaca que, de llevarse a cabo el proyecto en los términos actuales, se construirán 251 torres de alta tensión de entre 45 y 70 metros de altura en terreno riojano, incluyendo zonas vinícolas.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural y Medio Ambiente, Noemí Manzanos, explica que la Declaración de Impacto Ambiental favorable está condicionada a la obtención de informes favorables de las comunidades que atravesará la línea, incluida La Rioja.

El Gobierno riojano está trabajando en informar al Ministerio sobre las graves consecuencias que este proyecto tendría para el patrimonio cultural, el paisaje del vino y el Camino de Santiago.

La consejera subraya que las consecuencias se extienden a todos los ámbitos de la comunidad, incluyendo las concentraciones parcelarias y las zonas de regadío.

Además, preocupa el impacto en la biodiversidad de especies protegidas y en la economía de la región.

Las Consejerías implicadas en la construcción de la línea de alta tensión están elaborando informes técnicos y estudios internos que respalden la oposición al proyecto.

El Gobierno de La Rioja, junto con los ayuntamientos afectados, la DOCa Rioja y las plataformas en defensa del Paisaje y el Parlamento Regional, defiende los intereses de los riojanos.

Si el proyecto fuera aprobado, el Gobierno regional recurriría a todos los procedimientos posibles para detenerlo.

La consejera confía en la sensibilidad del Ministerio de Transición Ecológica con el medio ambiente y el valor patrimonial de la región, y espera que no se autorice la ejecución del proyecto.