Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Podría haber sido cualquiera: hombre intenta suicidarse provocando un accidente.

Podría haber sido cualquiera: hombre intenta suicidarse provocando un accidente.

En medio de acusaciones de conducción suicida, la defensa del conductor acusado de homicidio argumenta que se trató de un "accidente con concurrencia de culpa".

LOGROÑO, 19 Jun.

En la primera sesión del juicio, la defensa describió lo ocurrido como un "accidente con concurrencia de culpas". Por otro lado, la fiscal argumentó que el acusado "buscaba un accidente para matarse, podríamos haber sido cualquiera".

La Audiencia Provincial ha comenzado a juzgar unos hechos ocurridos el 27 de julio de 2018, cuando el acusado, bajo la influencia de alcohol y otras sustancias, condujo de forma agresiva y errática el coche de su padre de Soria a Logroño.

Tras varias maniobras peligrosas, invadió el carril contrario, chocó contra otro vehículo y causó la muerte del conductor y único ocupante. La fiscal lo acusa de conducción temeraria, bajo sustancias y homicidio doloso.

La acusación particular de la familia describió la conducción como "temeraria", con la intención de provocar su propia muerte, incluso llegando a "intentar embestir al vehículo que venía de frente".

La defensa rechaza la acusación de homicidio, argumentando que se trató de un "accidente de circulación" y mencionando la posibilidad de "concurrencia de culpas".

Se solicitó la anulación de la prueba de alcohol en sangre debido a la falta de cadena de custodia, pero el juez no lo admitió. Sin embargo, se aceptó la petición de que el acusado no comparezca hasta que se revisen todas las pruebas.

La fiscal insistió en que se trató de un acto intencionado, con el acusado buscando provocar un accidente. La víctima, un joven de 31 años, resultó fallecido en el incidente, desencadenado por la temeridad al volante del acusado.

El abogado del padre del acusado alegó que su cliente no tenía permiso para usar el coche, eximiéndolo de responsabilidad. Se mencionó también el comportamiento del otro conductor fallecido como posible concurrencia de culpa.

La defensa busca demostrar que la conducción del acusado no fue la única responsable del accidente, señalando las circunstancias de la carretera y los posibles adelantamientos imprudentes de otras partes involucradas.