Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

"Pese a la lluvia, los 'picaos' cumplen con su tradición en la iglesia de San Vicente"

El prior de la Cofradía de la Veracruz, José Miguel Mendoza, defiende con firmeza la importancia y el respeto que merece la tradición de los 'picaos' en San Vicente de la Sonsierra.

La lluvia que sorprendió al municipio sonserrano obligó a suspender la procesión de la Santa Cena minutos antes de su inicio, llevando a los diez 'picaos' a disciplinarse en la iglesia de Santa María la Mayor.

A pesar de la suspensión, la 'Dolorosa' ingresó al templo con el himno de España de fondo, marcando el comienzo de las flagelaciones de los 'picaos'. Este ritual se repetirá durante la noche en la denominada 'Hora Santa', así como el Viernes Santo en la Procesión del Vía Crucis y la Procesión del Santo Entierro.

La participación en esta tradición requiere ciertos requisitos, como ser mayor de edad, varón y disponer de un certificado del párroco que avale su fe cristiana. Una vez cumplidos, se les asigna un acompañante de la Cofradía de la Santa Vera Cruz para guiarlos y protegerlos durante la penitencia.

Con una madeja de algodón en sus manos, los disciplinantes se golpean en la espalda por encima de los hombros. Reciben entre 800 y 1.000 golpes antes de ser pinchados con una esponja que lleva seis cristales incrustados.

Al finalizar la penitencia, el acompañante lava y cura las heridas de los disciplinantes con agua de romero. Este rito, según José Miguel Mendoza, es una tradición arraigada que merece respeto por parte de todos.

Además de las procesiones de Semana Santa, la tradición de los 'Picaos' se lleva a cabo en San Vicente de la Sonsierra en otras dos ocasiones durante el año. Estos rituales han sido reconocidos como de Interés Turístico Nacional y Bien de Interés Cultural de carácter Inmaterial.

Los Disciplinantes de San Vicente de la Sonsierra se destacan por mantener una tradición religiosa secular que era común en pueblos y ciudades hasta el siglo XVIII. A pesar de la falta de información exacta sobre su origen, se sabe que la Cofradía de la Veracruz presentó los estatutos y las ordenanzas en 1551.

Desde 1998, las mujeres han vuelto a ser parte de la hermandad de la Cofradía de la Veracruz como hermanas, participando en la penitencia tradicionalmente ejercida por ellas como 'Marías'.