Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

"No tenía intención desde el principio, me arrepiento", afirma el sujeto tras recibir el comentario.

Los acusados del crimen en el Parque del Ebro han mostrado su arrepentimiento durante el interrogatorio del fiscal y sus defensas. El incidente ocurrió el pasado 6 de abril de 2021, cuando un joven de 34 años fue asesinado y robado.

El juicio, que se lleva a cabo ante un jurado popular, ha alcanzado un acuerdo ya que los acusados han reconocido los hechos. Sin embargo, el juicio continúa debido a la gravedad del delito. Durante la sesión, los cuatro acusados han respondido a las preguntas del fiscal y sus abogados, ejerciendo su derecho a no responder a la acusación particular.

Según han declarado, los acusados afirmaron que estaban consumiendo alcohol, marihuana y cocaína durante varios días y expresaron su arrepentimiento en diferentes grados, algunos de ellos considerándose "muy" o "bastante" arrepentidos. Uno de los acusados corroboró su declaración previa al decir: "Vimos a un marroquí, fuimos a atracarle y las cosas salieron mal".

Antes de su declaración, se mostraron imágenes capturadas por una cámara de la Biblioteca de La Rioja en la noche del incidente. En ellas, los acusados aparecen llevando la bicicleta de la víctima, mientras esta yacía moribunda en el Parque del Ebro, y bromeando. Incluso se observa a uno de ellos, quien tiene una discapacidad intelectual reconocida, dando patadas al aire.

Posteriormente, los acusados reconocieron ser las personas que aparecen en las imágenes. Por ejemplo, A.F., quien apenas contestó con monosílabos, admitió ser parte de los hechos y reconocerse en las imágenes. Además, fue la persona que se llevó el abrigo de la víctima. Con 25 años de edad, A.F. consume marihuana, cocaína y alcohol de manera habitual. Expresó un fuerte arrepentimiento y pidió perdón a la familia de la víctima.

Por su parte, M.G. relató cómo habían pasado toda la tarde consumiendo una mezcla de diferentes sustancias y fumando marihuana junto con cocaína. Esta situación se había prolongado durante varios días. M.G. ofreció sus disculpas más sinceras y reveló que su madre pagó una cantidad significativa para asumir la responsabilidad civil.

S.D. también admitió los hechos y mencionó que fumaba veinte porros al día, además de consumir cerveza y ron. Sufre de una grave adicción. Manifestó su arrepentimiento desde el momento en que se enteró de lo sucedido y aseguró que no tenía intención de causar daño.

Finalmente, S.I., al ser interrogado por el fiscal, reconoció una frase que había dicho anteriormente: "Vimos a un marroquí, fuimos a atracarle y las cosas salieron mal". También reveló haber intentado rehabilitarse sin éxito en instituciones debido a su consumo de sustancias como cristal y cocaína. Además, ha recibido tratamiento por problemas de salud mental y posee una discapacidad intelectual reconocida. Expresó su arrepentimiento constante y pidió disculpas sinceras al afirmar: "No quería que esto sucediera".