Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

MW Pedro Ballesteros elogia la calidad de doce vinos de Rioja.

MW Pedro Ballesteros elogia la calidad de doce vinos de Rioja.

La prestigiosa figura del mundo del vino, el prescriptor y Master of Wine Pedro Ballesteros, lideró ayer un seminario de cata para los 24 asistentes de la segunda edición del programa Rioja Camp, una iniciativa educativa inmersiva desarrollada por el Consejo Regulador para expertos internacionales en vino que buscan ampliar sus conocimientos sobre la DOCa Rioja.

El evento 'Grandes Excelencias de Rioja' profundizó en los elementos que contribuyen a la reconocida excelencia y calidad de los vinos de Rioja, reafirmando su posicionamiento como una de las principales zonas vinícolas a nivel global. Ballesteros declaró: "Juntos analizaremos los rasgos más característicos del pasado, presente y futuro de Rioja a través de la experiencia sensorial del vino en la copa".

Mediante la cata de doce vinos de Rioja, cada uno representando un aspecto particular de la excelencia, el Master of Wine guió la sesión, seguida atentamente por los participantes seleccionados para el programa. Ballesteros destacó que la identidad de Rioja no se limita a un solo estilo de vino, sino que se construye sobre una base geográfica definida, una historia rica y una realidad actual dinámica.

En la muestra se incluyeron un vino rosado, tres vinos blancos y ocho tintos de Rioja, elegidos por el MW para ejemplificar diversos aspectos que conforman la región. Ballesteros pudo ilustrar la "excelencia en sostenibilidad", la "excelencia en generaciones futuras" y otros aspectos como la calidad de los viñedos singulares y los viñedos viejos, resaltando la importancia del terruño en la Denominación.

Temas como la calidad en la bodega, la importancia de las variedades autóctonas, la capacidad de envejecimiento de los vinos riojanos y el impacto de la marca en el estilo de los vinos, fueron analizados en profundidad durante la cata. Se exploraron aspectos como la excelencia en el ensamblaje y el estilo, así como la importancia del territorio y del lugar en la producción de vino de Rioja.

En definitiva, Ballesteros concluyó que una de las fortalezas más destacadas de la región es su capacidad para evolucionar sin perder su identidad característica, demostrando una vez más por qué Rioja es considerada una referencia mundial en el mundo del vino.