• domingo 5 de febrero del 2023

Medidas de protección personal por la Covid-19 redujeron en un 23% la prescripción de antibióticos en La Rioja en 2020

img

LOGROÑO, 24 Ene.

El consumo de antibióticos se redujo un 23 por ciento en La Rioja a lo largo de 2020, en relación a 2019, gracias a las medidas de protección personal (confinamiento, mascarilla, distanciamiento popular y mayor higiene) provocadas por la pandemia de la Covid-19; según se desprende de la proposición doctoral de Paula Rojas García.

Paula Rojas García obtuvo el nivel de doctora por la Universidad de La Rioja tras la defensa de su proposición 'Economic analysis of drug policies on antibiotics and risk-sharing contracts', por la que logró la calificación de destacable 'cum laude' con mención en todo el mundo al título.

Desarrollada en el Departamento de Economía y Empresa -en el marco del programa 281D Doctorado en Economía de la Empresa (Real Decreto 99/2011) de la Universidad de La Rioja-, esta proposición fué apuntada por Fernando Antoñanzas Villar.

La resistencia a los antibióticos (AMR) fue la primordial amenaza para la salud pública antes de la pandemia del coronavirus, con lo que el objeto de este estudio era investigar el efecto de las medidas de protección personal por Covid-19 en la prescripción de antibióticos en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Si bien en los primeros instantes de la pandemia por la Covid-19 ningún fármaco probó ser eficiente, en el mes de mayo de 2020 se supo que el antiviral Remdesivir acortaba el tiempo de restauración y reducía la mortalidad entre los inficionados; al tiempo que el antibiótico Azitromicina con hidroxicloroquina se usó -sin patentizas de eficiencia- como régimen gracias a éxito pasado en otras epidemias.

En su proposición doctoral, Paula Rojas García declara que en La Rioja la prescripción de antibióticos fue un 23 por ciento menor en el grupo de 20202 en relación a 2019; si bien en los meses en el mes de enero y febrero de 2020 las dosis precriptas fueron un 4 por ciento mucho más altas que en exactamente los mismos meses del año previo, generalmente, y hasta un 71 por ciento mucho más en las residencias de jubilados. De marzo a diciembre el descenso fue de un 30,73 por ciento en relación a 2019.

La doctora Rojas García atribuye esta reducción a las medidas de protección personal en frente de la transmisión del COVID-19 (confinamiento, mascarilla, distanciamiento popular y mayor higiene), en tanto que "coincidieron en el tiempo con la mayor reducción de prescripción de antibióticos".

Estas medidas "podrían haber negado la transmisión de otras infecciones comunitarias, con su pertinente efecto sobre la utilización de antibióticos", con lo que expone que estas medidas se contengan "en todo el tiempo, en especial en los meses de invierno y en las residencias de jubilados".

En cuanto al número de dosis del día a día por mil pobladores (DHD) en el primer mes del año y febrero de 2020 se prescribieron un 4,58 por ciento mucho más que en esos meses de 2019. En cambio, de marzo a diciembre las DHD recetadas fueron un 30,73 por ciento menos en 2020 en relación a esos meses de 2019.

En preciso, la reducción fue de un 3,65 por ciento en la situacion de la amoxicilina y también inhibidores de betalactamasas; de un 13,13 por ciento de amoxicilina; un 4,96 por ciento de cefuroxima, un 11,18 por ciento de azitromicina y un 7,06 por ciento de doxiciclina.

En cuanto a las ubicaciones básicas de salud (ZBS), la prescripción fue menor en todas y cada una de las ZBS de La Rioja en el grupo de 2020, más allá de que en el mes de febrero y en el tercer mes del año aún fue superior en 15 y 4 zonas, respectivamente, con en comparación con año previo. En cambio, desde abril de 2020 la receta de antibióticos fue menor en todas y cada una las ubicaciones de salud en relación a 2019.

A nivel nacional, el consumo de antibióticos registró una disminución del 21 por ciento entre enero y julio de 2020 en Atención Primaria -en oposición al 23 por ciento en toda La Rioja a lo largo de todo 2020-, si bien entre abril y mayo de ese año fue de un 40 por ciento debió a la disminución de la actividad en los centros de salud a lo largo del confinamiento.

España ocupa el quinto rincón en el top europeo en consumo de antibióticos en atención principal y el decimocuarto en atención hospitalaria. Alrededor de 3.000 personas mueren todos los años por una infección fuerte, que hay que primordialmente al empleo inapropiado de los antibióticos.

Paula Rojas García ha realizado su proposición doctoral merced a un contrato predoctoral respaldado por la Comunidad Autónoma de La Rioja y, en el lapso de exactamente la misma, efectuó una estancia de investigación de tres meses en el Departamento de Salud Global de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Groningen (Países Bajos) en 2019.

Más información

Medidas de protección personal por la Covid-19 redujeron en un 23% la prescripción de antibióticos en La Rioja en 2020