• miércoles 28 de septiembre del 2022

Los trabajos de consolidación y restauración de Puente Mantible concluirán en otoño

img

LOGROÑO, 22 Ago.

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge, y el edil Rubén Antoñanzas han visitado esta mañana los restos logroñeses de Puente Mantible, cuyas trabajos de adecuación anteriores a los de consolidación y restauración de este Bien de Interés Cultural encaran su última etapa.

Tras la obligación de parar los trabajos en el mes de marzo debido al enorme caudal del río, que excede los 500 m3/segundo, el mes pasado de mayo se reinició la actuación, cuya finalización se cree en otoño. Los trabajos tienen un período de ejecución de diez meses y la interrupción no ha supuesto ningún coste increíble para el Ayuntamiento.

En las últimas semanas se han recuperado, clasificado y restaurado las últimas dovelas útiles que estaban en el lecho del río. En paralelo, se ha construido una interfaz elevada para hacer más simple los trabajos en el puente, que a lo largo de las últimas semanas ha debido ser ampliada para lograr albergar los restos. Además, está sosprechada la colocación, en las próximas semanas, de una cimbra provisional para la reconstrucción posterior de la bóveda.

"A lo largo de este tiempo asimismo se realizaron actuaciones para parar los probables movimientos de la composición a través de anclajes, de esta forma para frenar la progresión de la erosión. Del mismo modo, se han realizado las primeras intervenciones arqueológicas en el estribo y bajo el arco para saber la cronología de construcción del puente y cuyos adelantos fueron bien interesantes", ha señalado el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza.

Actualmente, se están haciendo los últimos trabajos de talla y cantería para las novedosas dovelas con las que se empezarán los trabajos de reconstrucción, que van a ir desde el centro del arco hasta los dos laterales.

Esta frágil restauración se efectuará a través de un desarrollo popular como anastilosis, consistente en la creación rompecabezas con la piedra original en una situación afín a la de la factoría de su instante de construcción, nuevos elementos pétreos de naturaleza afín y morteros o argamasas de unión hidrofugantes para hacer más simple su conservación.

Una vez el arco quede levantado a su situación original, se procederá a su unión con los arranques que se sostienen de pie a través de el relleno en capas de los mampuestos y su cubrimiento con piezas de piedra.

Los huecos y fisuras detectados en la obra van a ser rellenados con compuestos hidrófugos o de cal, tal como dotados de elementos tensores que favorezcan el encofrado de estos elementos. Dependiendo de la evolución de los trabajos, no se desecha el empleo de otras metodologías como el cosido o el grapado.

Finalmente, las juntas de la pila 2, el nuevo arco y el estribo de la margen derecha van a quedar correctamente impermeabilizados a través de la utilización de membranas de distintas materiales o de materiales hidrofugantes. Al margen de las trabajos de reconstrucción y rehabilitación, se van a llevar a cabo el control arqueológico de todas y cada una de las proyectos y distintas excavaciones como la base y el radical del estribo para comprender su estado de conservación y seguir en el saber de su cronología al lado del análisis de los morteros profundos.

"Este emprendimiento de consolidación y restauración es el mucho más complejo y el que mucho más presupuesto tiene de la Concejalía de Patrimonio y Centro Histórico, que se abarca en la política municipal de restauración del patrimonio olvidado. Puente Mantible ha de ser un punto de regeneración de todo el ambiente mucho más inmediato y, por este motivo, seguimos haciendo un trabajo de forma conjunta con la Diputación de Álava", ha añadido Pablo Hermoso de Mendoza.

Más información

Los trabajos de consolidación y restauración de Puente Mantible concluirán en otoño