Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Los 'picaos' se disciplinan en la iglesia de San Vicente tras la lluvia

Los 'picaos' se disciplinan en la iglesia de San Vicente tras la lluvia

En San Vicente de la Sonsierra, la lluvia y el viento obligaron a los 'Picaos' a cambiar su tradicional flagelación al ser transferida a la iglesia de Santa María la Mayor debido a las inclemencias del tiempo, tal como sucedió antes de la procesión de la Santa Cena.

En esta ocasión, cuatro personas participaron en la penitencia, que se remonta al siglo XVI. Ayer en la 'Hora Santa', cinco individuos se flagelaron a las 23:00 horas, mientras que por la tarde lo hicieron diez.

A pesar de las condiciones climáticas, aún hay una oportunidad de presenciar a los 'Picaos' en la Procesión del Santo Entierro a las 20:00 horas en la Semana Santa de 2024. El prior de la Cofradía de la Veracruz, José Miguel Mendoza, expresó su esperanza de que la penitencia pueda realizarse esta tarde.

De acuerdo con la tradición, el número exacto de disciplinantes se revela solo en el momento de la procesión, siempre cumpliendo con requisitos como ser mayor de edad, varón, y contar con un certificado de su párroco que avale su fe cristiana.

Una vez designado un acompañante de la cofradía para guiar al disciplinante, se llevan a cabo los golpes con la madeja de algodón en la espalda, seguidos de los pinchazos con la "esponja" de cera virgen y cristales incrustados.

Tras completar la penitencia, disciplinante y acompañante regresan a la cofradía para que las pequeñas heridas sean cuidadas con agua de romero. Este rito se repite en dos ocasiones más fuera de Semana Santa en San Vicente de la Sonsierra.

Las procesiones de los 'Picaos' han sido reconocidas como de Interés Turístico Nacional y como Bien de Interés Cultural de carácter Inmaterial, destacando la importancia de esta tradición en la religiosidad popular y las tradiciones españolas.

A pesar de no tener certeza sobre el inicio de esta costumbre, se sabe que la Cofradía de la Veracruz presentó los estatutos y las ordenanzas en 1551, intentando organizar la institución para seguir la 'Santa Regla'. Las mujeres también han vuelto a ser parte de esta hermandad desde 1998, participando en la penitencia tradicionalmente reservada para ellas como 'Marías'.