Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

La Eurocámara aprueba reglamento para proteger identificaciones geográficas de vinos y productos agrícolas.

La Eurocámara aprueba reglamento para proteger identificaciones geográficas de vinos y productos agrícolas.

LOGROÑO, 28 Feb.

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado el acuerdo alcanzado entre el Consejo y el Parlamento sobre el nuevo reglamento de indicaciones geográficas para vinos, bebidas espirituosas y productos agrícolas que garantizará una mayor armonización y claridad entre los sectores al mismo tiempo que mantiene algunas normas ad hoc para salvaguardar las especificidades de sectores como el vitivinícola.

"Las disposiciones del reglamento específicas al sector vitivinícola protegerán las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas riojanas como la D.O. Rioja de prácticas que puedan hacer dudar al consumidor acerca del origen del producto", ha explicado el eurodiputado riojano, César Luena, que ha seguido muy de cerca el trabajo en relación con este expediente.

El nuevo reglamento refuerza el papel de las agrupaciones de productores. Los consorcios seguirán estando en manos de los productores y estos asumirán más responsabilidades, como la lucha contra las prácticas de devaluación y la promoción del turismo de indicaciones geográficas.

"Esta medida fomentará el desarrollo de Comunidades Autónomas como La Rioja en la que el enoturismo es una actividad económica importante", destaca Luena. Así mismo, "el nuevo sistema de IGs asegurará la protección en la venta online incluso cuando las IGs se utilizan como ingredientes", apunta el eurodiputado.

El reglamento incluye un sistema de geobloqueo al acceso a todo contenido evocador de una indicación geográfica, así como una obligación para los transformadores a etiquetar el porcentaje del producto protegido dentro del producto transformado.

Además, los nuevos procedimientos simplificarán el sistema de registro: la Comisión Europea tendrá hasta 6 meses para registrar una nueva IG, limitando el período de prórroga a un máximo de un mes -y solo en casos debidamente justificados-. En la misma línea, las autoridades nacionales deberán gestionar la mayoría de las solicitudes de cambios en los registros de IGs existentes sin que el ejecutivo europeo tenga que revisarlos de nuevo, acelerando así el proceso de modificación.

Por último, las nuevas normas permitirán a nuestros productores comunicar mejor a los consumidores sus compromisos con la sostenibilidad, al establecer que los consejos reguladores, inicialmente de forma voluntaria, desarrollen un informe que explique lo que hacen en términos de medio ambiente, económico, social y respeto por el bienestar animal.

En definitiva, "las contribuciones socialistas han sido fundamentales para reforzar cuatro elementos centrales de la propuesta: el papel de los consejos reguladores, la protección en el mercado internacional y en el comercio digital, la simplificación del sistema de registro y las cuestiones de sostenibilidad", ha defendido el eurodiputado, que asegura que "el nuevo reglamento refuerza el sistema europeo de indicaciones geográficas y reivindica su importancia para el patrimonio cultural, social, económico y político de Europa".