Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

"La distracción y la velocidad inadecuada resultan en 11 vidas perdidas en las carreteras de La Rioja en 2023"

Insisten en concienciación y en prevención para reducir accidentes de tráfico: "Todos debemos ser responsables en las carreteras"


LOGROÑO, 10 Ene.

Las carreteras riojanas se cobraron la vida de 11 personas (9 hombres y 2 mujeres) el recién terminado 2023. La distracción -en 5 de ellos- y la velocidad inadecuada -en 3- fueron algunas de las principales causas de este tipo de accidentes. Además, durante 2023 hubo 44 personas heridas graves y la franja de edad en la que se han ocasionado más fallecidos es de entre 40 y 49 años (con 4 fallecidos).

Por tramos, la N-232 y la N-111 fueron las principales carreteras en las que se produjeron más accidentes mortales.

Esta cifra mortal de 11 fallecidos, representa 5 muertes menos que en 2019, año de referencia y previo a la pandemia. Con respecto a 2022, son dos más las víctimas mortales en accidentes de tráfico en 2023.

La delegada del Gobierno en La Rioja, Beatriz Arraiz, ha presentado este miércoles el balance provisional de los siniestros registrados en las carreteras riojanas interurbanas junto a la jefa provincial de Tráfico, Beatriz Zúñiga. Son provisionales ya que se refiere solo a los siniestros mortales ocurridos en vías interubanas y víctimas registradas hasta las 24 horas posteriores a producirse el accidente.

Las cifras definitivas ya consolidadas, que incluirán las víctimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas, permitirán tener la radiografía completa de la siniestralidad vial en la comunidad autónoma en 2023.

De esta manera, Arraiz ha explicado que en 2023, La Rioja registró un total de 226 siniestros viales con víctimas en carreteras interurbanas, de ellos 9 mortales con 11 fallecidos (4 de las víctimas mortales fallecieron en dos siniestros múltiples).

Desde la Delegación de Gobierno, Arraiz ha insistido en la concienciación de los conductores para evitar este tipo de accidentes porque, en muchos de ellos, el factor humano ha sido el detonante.

En concreto, 10 de los fallecidos en 2023 circulaban en carreteras nacionales, "aspecto importante que implica que debe invertirse en seguridad vial".

Por ello, Arraiz ha señalado que infraestructuras viarias como la que se ha proyectado para acondicionar la carretera N-232 entre el final de la variante de Villar de Arnedo y Arrúbal, para el acondicionamiento del citado tramo como carretera '2+1' y que se caracteriza por la disposición de un carril adicional de adelantamiento para posibilitar dicha maniobra de forma alternativa y regulada entre ambos sentidos de circulación, son fundamentales para mejorar la seguridad en las carreteras.

Ha añadido que es prioritaria la inversión en la conservación en carreteras del Estado, que se destina a, entre otros, a la rehabilitación superficial y/o estructural de firmes, mejoras de enlaces o intersecciones, reordenación de accesos e Instalación, reposición, reparación o mejora de elementos de la carretera.

Por otro lado, la delegada ha querido hacer un llamamiento a los conductores: "El compromiso del Gobierno de España para mejorar la seguridad vial requiere también una mayor auto responsabilidad de conductores y usuarios de nuestras carreteras".

Ha recordado que los siniestros de tráfico en su mayoría son evitables y reducir esas trágicas cifras está en nuestras manos, si todos redoblamos nuestros esfuerzos con ese objetivo. "La responsabilidad de los conductores es fundamental porque evitar las distracciones, respetar las normas de circulación y usar los sistemas de seguridad son tres simples elementos que pueden rebajar sobremanera estas dramáticas cifras y las tragedias humanas que hay tras ellas".

De este modo, ha concretado que, de los 9 accidentes con víctimas mortales, la causa de 5 fue la distracción, a la que se sumó en uno de ellos no mantener la distancia de seguridad, y en otros 3, la velocidad inadecuada en la conducción. El último se produjo por una enfermedad inesperada del conductor.

Asimismo, uno de los fallecidos no llevaba cinturón de seguridad, el elemento más importante para la seguridad pasiva porque es el único freno del cuerpo en caso de impacto, tanto para el conductor como para el resto de pasajeros, tanto en los asientos delanteros como traseros. Sin este dispositivo, por ejemplo, en un choque a 80 km/h contra un objeto rígido los ocupantes del coche se verían lanzados hacia delante con una fuerza 80 veces superior a su peso.

Por su parte, la jefa Provincial de Tráfico ha reiterado que tras valorar las causas de los accidentes mortales que se produjeron en 2023, principalmente distracciones y velocidad inadecuada, "confirmamos que existía un factor humano detrás de ellos, que conllevó que pudieran haberse evitado, o al menos, minorado sus consecuencias, si huera existido prudencia".

Además, Zúñiga ha explicado que las dos víctimas mortales de este verano eran motoristas, siendo el colectivo vulnerable que, no solo en La Rioja, sino a nivel nacional, más ha aumentado su siniestralidad. También ha detallado que en un 10% de los accidentes con víctimas, el conductor estaba influenciado por el consumo de alcohol y/o drogas en la conducción.

Por todo ello, ha insistido en que "es necesario que todos seamos responsables en la carretera, ya que nuestra conducta imprudente puede dar lugar a estos siniestros viales, muchas veces, evitables".

Por tipo de vías: En 2023, por el tipo de vía en el que sucedió el siniestro vial con víctimas mortales: 10 en carreteras de la Red del Estado -6 en la N-232 y 4 en la N-111- y 1 en la Red Autonómica -LR-281-. De ellas, 7 circulaban como conductores o pasajeros en turismos, 2 en motocicleta y 2 en furgonetas.