• miércoles 1 de febrero del 2023

Especialista en Proyectos Culturales de UNIR afirma que los espectáculos incluirán más adelante "comunidades a el mismo instante"

img

LOGROÑO, 27 Ago.

"El próximo salto que se dará en recitales y espectáculos será integrar las comunidades a el mismo instante, esto es, no que yo capture al instante a Rosalía en un reel de Instagram y lo suba, sino haya un community manager del artista respondiéndome a el mismo instante en el concierto", según ha manifestado el instructor del Máster Universitario en Gestión y Emprendimiento de Proyectos Culturales de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Diego Palacio.

Ha sido en una entrevista a Europa Press, donde el instructor de UNIR indicó que eso va a producir "un mayor número de cargos laborales relacionado a esa tecnología", y más que nada al campo de lo audiovisual.

Todo ello, pues en el campo en este preciso momento hay que tomar en consideración que "los artistas compiten por la atención del cliente, y poseemos un cliente hiperestimulado que escucha al unísono la radio, un audio de whattsapp, una canción o observando un vídeo en la red, con lo que hay competir bastante por capturar esa atención".

A esto, ha unido el instructor de UNIR que nos encontramos en la "era del pantallismo" tanto de computador, móvil inteligente, tablet o de la televisión. De hecho, "es muy frecuente estar en un bar y desviar la mirada hacia la televisión mucho más que ver a tu receptor".

Además, Palacio indicó que la pandemia del coronavirus "fué un catalizador, ya que si que es cierto que íbamos bastante hacia lo visual, la pandemia que ha derivado en estar todo el día con el móvil inteligente en la mano provoca que sea en este momento bien difícil apartarse de él". "Con lo que si antes se encontraba presente, en este momento fué medrando", ha añadido.

Al cambio hacia lo visual han contribuido las tácticas de los artistas, gracias a que "hay una intención muy visible al aspecto, el estimar conectar con el espectador, por medio de enseñarle un primer chato del artista o de la mano". "Estar en un concierto de 8.000 personas y que se vea la cara, los labios o los ojos del artistas, es algo muy fuerte y atrae bastante al espectador", ha asegurado el instructor de UNIR.

No obstante, de cara al futuro, Palacio no piensa que el artista "vaya a dejar que se pierda la experiencia del directo, pero lo que si que harán es sumarse poco a poco más, con distintas tácticas, a integrar mucho más vídeo, mucho más narración audiovisual, mucho más elementos tecnológicos a fin de que esté mucho más terminado el espectáculo".

Todo ello "crea un mayor nicho, pues si antes precisabas 2 profesionales de vídeo y un diseñador, en este momento es necesario un diseñador, un regidor, un realizador directamente, cinco técnico u ocho montadores".

Más información

Especialista en Proyectos Culturales de UNIR afirma que los espectáculos incluirán más adelante "comunidades a el mismo instante"