• miércoles 28 de septiembre del 2022

El toreo tradicional de Urdiales y el valor de Roca Rey abren la puerta grande de 'La Ribera' en la última de San Mateo

img

LOGROÑO, 21 Sep.

2 término antagónicos del toreo, el clasicismo de Diego Urdiales, y el valor de Andrés Roca Rey, les han servido a los dos para abrir la puerta grande de la plaza de toros de 'La Ribera', en la última tarde del abono de San Mateo en Logroño. El tercer espada, José Antonio 'Morante de la Puebla' ha cortado un premio, todo en una dificultosa corrida de Núñez del Cuvillo, rematada con un sobrero de Juan Pedro Domecq.

Prácticamente lleno en los tendidos y público entregado desde el principio del festejo, más allá de que fué desde el ecuador del mismo en el momento en que han ocurrido las cosas mucho más atrayentes.

Ha sido Diego Urdiales el primero en desorejar a su segundo astado, de nombre 'Pendenciero', un castaño de 542 kilogramos. Sin la luz esperado en el capote, el riojano ha armado una excepcional faena con la muleta, con ligazón con los dos pitones, más que nada por el derecho, consiguiendo hondura y armonía. Ha matado de buena estocada para pasear los 2 trofeos.

Con su primero, el segundo de la tarde, 'Berlanguillo', negro mulato bragado, de 505 kilogramos, Urdiales pudo expresarse con el capote, gracias unas buenas verónicas, y un quite por chicuelinas, que parecían presagiar un triunfo del de Arnedo. No pudo ser de esta forma, pues el toro se mostró irrealizable en la faena, poniendo en serios aprietos a Urdiales, que ha tirado de gallardía y trabajo, para rematar con tradicional macheteo, y pinchazo y estocada, siendo aplaudido.

Por su parte, Roca Rey puso la plaza a revienta calderas con el que ha cerrado el festejo, 'Madrilito', de 530 kilogramos, negro listón, con el que ha brillado desde el principio con el capote, con buen toreo a la verónica. Destacada actuación del picador José Manuel Quinta, a fin de que, ahora, el peruano efectuase un quite por chicuelinas muy ajustadas, que ha levantado al público de sus asientos.

Con la muleta, pases cambiados para comenzar la faena, para después poner énfasis con la mano izquierda. A partir de ahí, y con el respetable rendido, se ha destinado a llevar a cabo un toreo de valor y de proximidad, que unido a una aceptable media, le ha servido para conseguir los 2 trofeos, con fuerte solicitud de rabo.

Antes, el peruano se ha encontrado con 'Billetero', castaño de 504 kilogramos, con el que tras saludar de forma refulgente con el capote, no pudo refrendarlo con la muleta, ya que el animal fué a menos, pese al empeño de Roca Rey, que tampoco estuvo acertado con el acero. Se ha silenciado su tarea.

Morante de la Puebla obtuvo una oreja en su segundo, un sobrero de Juan Pedro Domecq, de nombre 'Pendenciero', castaño de 542 kilogramos, con el que se mostró soberbio en su saludo capotero, reluciendo en un galleo por chicuelinas y después con delantales. Con la pañosa, el hispalense estuvo sobre el astado, con una faena de temple, suavidad y con múltiples tandas, más que nada en el final de la lidia, de hermosa factura. Ha matado de estocada algo desprendida pero que fué bastante a fin de que cayese el animal y poder pasear su única oreja.

Con el que ha abierto plaza, el de la Puebla del Río ha abreviado en la muleta dada la escasa condición del astado, por su escasa clase y la brusquedad en la embestida.

Más información

El toreo tradicional de Urdiales y el valor de Roca Rey abren la puerta grande de 'La Ribera' en la última de San Mateo