• sábado 4 de febrero del 2023

El "perfil oculto" del Covid: el 43% de la gente que pasaron la infección sufren "niebla mental"

img

"Hablamos de un perfil oculto pues, de primera, no se aprecia una contrariedad"

LOGROÑO, 23 Oct.

Los últimos estudios señalan a que el 43 por ciento de la gente que pasaron la Covid-19 sufren lo que se conoce como "niebla mental"; un perfil que queda "muy oculto" en esta infección por el hecho de que, "de primera, no se aprecia una contrariedad".

Pérdidas de memoria, adversidades de concentración, torpeza mental y inconvenientes para sostener la atención: "Una fatiga que otra personas tendría en el momento en que llevara haciendo un trabajo 12 horas". Son las secuelas de que el virus haya perjudicado a sistema inquieto central y al cerebro.

El instructor del Máster en Neuropsicología Clínica de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Aarón Fernández del Olmo ha detallado que hablamos de personas que, tras pasar la infección, afirman que no procesan igual la información. Se trata de algo que asimismo se identifica con pacientes que han sufrido otros virus.

En una entrevista a Europa Press, Fernández del Olmo explicó que si hay una lesión esencial a nivel cerebral puedes tener clarísima la causa, la pérdida de función y todo el circuito que hay para compensar.

Es algo que ocurriría por servirnos de un ejemplo en el momento en que se padece un ictus (algo que asimismo puede llegar a ocasionar el virus del Covid, en tanto que tiene un ingrediente vascular).

En esta situación, el ictus puede lograr que se desarrolle, por poner un ejemplo, una contrariedad en el lenguaje, o de memoria, que queda muy patente por neuroimagen.

No obstante, existe asimismo un perfil que queda "muy oculto" tras pasar el Covid "por el hecho de que, de primera, no se aprecia una contrariedad". Así, "el inconveniente aparece en el momento en que la persona comienza a amontonar tiempo, manteniendo la atención, haciendo un trabajo en tareas que tienen mucho más estímulos, y se comienza a producir una fatiga", explicó.

Se trata de una fatiga que, en otra persona, se produciría en el momento en que se transporta haciendo un trabajo 12 horas, pero que a estas personas les puede suceder "en cuestión de un tiempo reducido y en función de lo que se le proponga de estímulos".

"Ese control cognitivo frente estímulos que están por medio molestando, como ruidos, que debe procesar rapidísimo, que es lo que nos solicita en la actualidad la sociedad, se sobresaturan rapidísimo; y ahí tienes una contrariedad muy grande para lograr hacer tareas del día a día", ha contado.

Se trata de algo que "claro que es desepcionante" pues antes no les pasaba y, entonces, cuesta asimilarlo.

Hablamos de "niebla mental" en el momento en que hablamos a este grupo de signos que no nos dejan marchar de una forma rápida y que "nos sobresaturan".

Pero, "nos marchamos a conseguir con diversas razones diferentes". Por tanto, lo "ideal" es que haya una opinión neuropsicológica detrás que deje discernir si nos encontramos, verdaderamente, frente a un inconveniente derivado del Covid o de otra situación, ya que hay personas que "creen" haber vivido el Covid.

A partir de aquí hay que proponer, así como ha contado este especialista, una doble vía de trabajo con las áreas que no marchan, a través de ejercicios que asistan a impulsar estas áreas que están perjudicadas.

Por otro lado, entablar tácticas para compensar: "Algo que antes no nos pasaba, como trabajar con la tele puesta, en este momento nos sobresatura mucho más, conque hay que buscar espacios con menos estímulos, o mucho más espacios entre una actividad y otra".

Fernández del Olmo ha advertido de que "estamos en el lote de la carencia de estudios para poder ver los efectos de la terapia". Sí no cabe duda de que la estimulación cognitiva tiende a ser muy útil para frenar los efectos progresivos de las anomalías de la salud degenerantes y, esto mismo, se podría extrapolar a las adversidades frente a una niebla mental.

"La pauta sería diagnosticarlo adecuadamente por medio de una aceptable opinión neusopsicológica y, después, realizar un régimen de rehabilitación a fin de que la persona sea lo mucho más servible en su día a día", explicó.

La edad influye pues el cerebro de un individuo mayor está menos conectado y eso "influye bastante en la agilidad procesal".

Cuando contamos esa niebla mental lo que pasa es que "se interrumpen un tanto esas conexiones y no desarrollo tan veloz"; por consiguiente, a un individuo mayor esta a situación será "mucho más dificultosa por el hecho de que ahora partimos de un cerebro con menos conectividad".

Más información

El "perfil oculto" del Covid: el 43% de la gente que pasaron la infección sufren "niebla mental"