• sábado 4 de febrero del 2023

Ecologistas en Acción critica que, en medio de una crisis energética, "prosigamos calentando la calle con estufas en las terrazas"

img

LOGROÑO, 19 Dic.

Ecologistas en Acción critica que "en medio de una crisis climática y energética proseguimos calentando la calle con estufas en las terrazas" y frente ello se preguntan: "¿Para cuándo la prohibición de su empleo?, ¿para cuándo la toma de medidas frente a la urgencia climática?".

Ecologistas en Acción solicita de esta forma al Gobierno de La Rioja "que La futura ley sobre el cambio climático contemple la prohibición de la instalación de las estufas en las terrazas, tal como a los municipios que en sus ordenanzas municipales la no autorización de las estufas para calentar las terrazas en las calles".

La proliferación de estufas para calentar las terrazas en la calle en invierno gracias a la pandemia animaron a los hosteleros a agrandar la temporada. "Frente a la crisis ecológica animado por el cambio climático y en el momento en que la situación de la pandemia por el momento no es exactamente la misma que la de hace un año, pensamos que es una aberración ecológica continuar dando permiso la utilización de las estufas en las calles".

"¿Cuánto contaminan estas estufas?. Esa es el interrogante del millón. Las estufas de gas que se acostumbran a ver en las terrazas usan butano y tienen una capacidad térmica de entre 13 y 14 kilovatios, con un consumo medio de 0,8 kilos de gas en el momento de desempeño a plena capacidad. Si tomamos en cuenta que cada kilogramo de gas emite precisamente 3 kilos de CO2 2, todas estas estufas estaría emitiendo 2,4 kg de CO2 en el momento a máximo rendimiento".

Por lo tanto, "todo es dependiente de las horas de encendido. Si tenemos en cuenta, por poner un ejemplo, una terraza con tres de estas estufas encendidas a lo largo de ocho horas cada día, el resultado son 57,6 kg de CO2, el semejante de recorrer 120 km con un turismo que gaste seis litros cada cien km. En la localidad de Madrid la cifra podría lograr las 17.000 toneladas de CO2 por año, sabiendo que el censo de terrazas es de unas 5.000 y de estas 3.000 tienen empleo invernal. La cifra representa el 0,15 % de las emisiones totales de la región y podría pensarse que es insignificante, si bien el riesgo es que aumente".

Para contrarrestar el efecto contaminante de las estufas, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) asegura que hay elecciones como estufas portátiles de biomasa, o el reparto de mantas como se hace en latitudes mucho más del norte de Europa.

Más allí de las cantidades, "lo alarmante es estar provocando, por un lado, la instauración de una práctica dañina para el medio ambiente, que va a ser poco a poco más bien difícil remover. Por otra, la imagen tan incoherente que nos traslada este género de prácticas ubica cualquier política de pelea contra el cambio climático en un espacio difícil, debido al absurdo de aceptar estas instalaciones".

Por eso "solicitamos quedo Gobierno de La Rioja, que en la elaboración de la ley sobre el cambio climático contemple esta recomendación, tal como los municipios que en sus ordenanzas municipales prohibición las estufas para calentar las terrazas".

Más información

Ecologistas en Acción critica que, en medio de una crisis energética, "prosigamos calentando la calle con estufas en las terrazas"