• sábado 28 de enero del 2023

Diálogo, empatía y "comprender que no están solos", claves para contribuir a un niño a sobrepasar el "desafío" de una separación

img

LOGROÑO, 22 Ene.

Administrar una separación entre la pareja no es sencillo y si, además de esto, hay pequeños pequeños la situación puede volverse mucho más dificultosa. Ante este inconveniente, la especialista de UNIR, Carmen M. Martínez Conde, afirma que los mucho más pequeños viven esta situación como un "desafío" con sus "fases" con lo que aboga por estar "cerca del niño, hablarle de manera verdadera pero amoldada a su edad y, más que nada, que comprendan que no están solos".

Como reconoce "cada niño administra sus conmuevas de una forma diferente, de ahí que somos únicos" por este motivo es "fundamental" ver "de qué manera tiene una reacción, de qué manera está, si cambia su estado de ánimo, si baja su desempeño escolar o deja de socializar. Hay que estar muy pendiente por el hecho de que es una situación novedosa para ellos y el temor a lo irreconocible les puede realizar accionar de distintas formas".

Partiendo de la base de que "todos y cada uno de los divorcios son complicados para los pequeños"; las secuelas no son iguales por el hecho de que "no hay 2 familias iguales". Lo único común es que "los mucho más pequeños padecen una pérdida" y "si no lo expresan el daño proseguirá estando ahí y va a salir con el tiempo", ha asegurado en una entrevista a Europa Press.

Por tanto, para la enseñante de UNIR es primordial "intentar buscar el bien de los pequeños, echar la mirada a ellos y contribuir a administrar las conmuevas de la familia al terminado, asimismo de los progenitores, a fin de que perciban esa madurez y tranquilidad. Tienen que comprender que, si bien estén metidos en un instante especial, hubo una separación pero ellos van a continuar teniendo a sus progenitores".

"Los pequeños deben sentir el máximo respeto viable y, en el momento en que broten contradicciones o sentimientos encontrados, comprender que ellos no son la causa. Hay que buscar la unidad por el bien del pequeño", afirma la asimismo organizadora académica del Máster Universitario en Orientación Educativa Familiar de UNIR.

Para ello, y a pesar de que los progenitores estén en un desarrollo especial, hay que trabajar "el tiempo de respeto". Buscar una promesa hacia el futuro a fin de que sepan que "si bien en este momento estemos de esta manera, más adelante vamos a hallar un sendero para todos".

Como reconoce, los pequeños precisan comprender "qué pasará por el hecho de que sienten bastante temor a lo irreconocible y padecen". En este punto, enseña, "tienen la posibilidad de padecer un bloqueo sensible, sentirse inseguros por el hecho de que sienten que pierden un líder y tienen la posibilidad de ingresar en ocasiones de pavor, temor, tristeza o soledad. Lo esencial es estar cerca de ellos y ver de qué manera están reaccionando a la situación".

Para la maestra del Máster en Matrimonio y Familia de UNIR es esencial que los progenitores "no se pongan en contra enfrente de sus hijos. Tampoco que utilicen algunos instantes para charlar mal del otro progenitor. Es una cuestión de mayores y como tal hay que tratar".

Como un divorcio no es sencillo para absolutamente nadie es bueno hablarlo "para eludir lesiones que se logren quedar en lo mucho más profundo de un niño pequeño".

Así las cosas, y si la situación no optimización, cree que es buena la figura del intercesor que, en ciertos casos, son precisos para buscar el bien de los hijos y intentar solucionar la situación. "Un espacio para poner en común diferentes cuestiones familiares y llevar un mismo sendero. Por muy mal que se lleven los progenitores hay que poner de su parte, administrar conmuevas y trabajar en el tiempo del respeto sabiendo asimismo que brotarán nuevos inconvenientes y cruces de acusaciones".

Una situación "dificultosa" que "perjudica a todos por igual" pero quizás "aún mucho más" con unos progenitores conocidos puesto que, sin quererlo, "te ves inmerso en la opinión pública". Más en este momento en el que "las novedades vuelan".

Como reconoce Martínez Conde, en ocasiones eso empeora la situación "por el hecho de que los pequeños se enteran por la televisión de determinados puntos de sus progenitores, o si van al instituto asimismo les tienen la posibilidad de decir varias cosas y puede ser alarmante de ahí que hay que estar todavía mucho más alerta a ellos".

Como ejemplo, señala, "la última novedosa canción de Shakira que fué un 'boom' mundial". Aún de esta manera, enseña, "esta artista no es ni la primera ni la última que usa su forma de expresión para mostrar su historia personal. Una persona asimismo lo puede realizar por medio de una biografía comprometida, una novela... o sea algo que se hizo siempre y en todo momento. Lo que pasa que en este momento semeja que todo se 'viraliza' mucho más veloz".

En un planeta en el que semeja que "todo debe ser especial y que todo va a ir bien, observamos que no es de este modo y que debemos estudiar a administrar todos esos sentimientos, siempre y en todo momento por el bien del niño".

Por ello reitera que "ser desprendido, espléndido, comprender que una relación de amor asimismo supone trabajar por el otro y mejorarnos a uno mismos".

También es esencial "el perdón" entre la pareja. "En ocasiones nos tenemos la posibilidad de arrepentir de determinadas reacciones, corregir puede ser bueno, se tienen la posibilidad de admitir los fallos, fruto de una madurez conseguida. Hay familias que tienen inconvenientes pero son una roca por el hecho de que si no tienen idea que el barco se hunde, perdonar supone admitir los fallos".

Finalmente la especialista aboga por el trabajo de la alegría, "en el momento en que charlamos de buscar el bien de los hijos es requisito que ellos sepan que tienen una seguridad, una paz, un ambiente alegre. Es esencial para las novedosas parejas sentar bien las bases de ese emprendimiento de vida en común pues resultará como un salvavidas en instantes de tormentas".

Más información

Diálogo, empatía y "comprender que no están solos", claves para contribuir a un niño a sobrepasar el "desafío" de una separación