• miércoles 1 de febrero del 2023

Detenida una mujer por hurtar joyas en las casas de los jubilados que cuidaba

img

LOGROÑO, 7 Dic.

Agentes correspondientes a la Jefatura Superior de Policía de La Rioja han detenido a una mujer, de 48 años, como presunta autora del hurto de sobra de 150 joyas en cuando menos tres de los domicilios en los que prestaba sus servicios como cuidadora de personas mayores.

Tal y como informó la Policía Nacional, la investigación se ha realizado en el Plan Mayor de Seguridad que realiza este cuerpo en todo el territorio nacional para reportar, impedir y eludir la comisión de delitos contra la gente mayores.

Este cuerpo tiene, entre sus funcionalidades, la inspección y control de los establecimientos aplicados a la compraventa de oro y metales hermosos.

Fruto de esas comprobaciones, agentes especialistas confirmaron que una misma mujer había efectuado la venta y empeño de varias piezas de joyería desde el año 2015 hasta esta época.

Les fue sospechoso que la mayor parte eran joyas, como coaliciones, pulseras o colgantes, con inscripciones de distintas nombres y con datas viejas de hacía mucho más de 40 años, lo que hacía meditar que sus dueños originarios fuesen personas mayores de edad avanzada o eran que proceden de herencias familiares.

Tras una afanosa investigación los agentes confirmaron que la autora de las ventas era una mujer que se encargada de cuidar de personas de avanzada edad en sus domicilios.

Confirmaron que las joyas y piezas vendidas no solamente se correspondían a un solo residencia sino la cuidadora, a lo largo de los últimos siete años, había estado de cuidadora en múltiples viviendas, puesto que trabajaba para una compañía que se dedica al precaución de personas mayores.

La detenida se ganaba la seguridad tanto de la familia como de la gente que precisaban de sus cuidados para, así, hallar poder ingresar a todas y cada una de las estancias de los domicilios y poder ir hurtando las joyas de a poco y sin que sus dueños se diesen cuenta.

Una vez las tenían en su poder se encargada de venderlas en distintas establecimientos de compra venta de oro y en tiendas de segunda mano, llegando a vender mucho más de ciento cincuenta joyas.

En total llegó a dar mucho más de cien piezas de joyería entre aquéllas que aparecen medallas, colgantes, crucifijos, anillos, atentos, cadenas y relojes.

Parte de estas joyas fueron recuperadas y devueltas a sus lícitos dueños. No obstante, la operación prosigue abierta y los estudiosos siguen las gestiones por la viable vida de sobra víctimas, puesto que no se desecha que existan considerablemente más.

Además del valor económico de las joyas sustraídas la Policía tiene presente el desvalor de la acción, al tratarse de personas mayores y ser mucho más atacables.

La autora es una mujer, de 48 años de edad, de nacionalidad de Bolivia, con residencia en Logroño, y no tiene antecedentes policiales.

La Policía alarma de cada día son mucho más la gente mayores que viven solas y precisan un servicio asistencial para su precaución. Estas situaciones son las favoreces a fin de que criminales sin escrúpulos se utilicen de ellas, dada la particular puerta de inseguridad que muestran tanto física como psíquica.

Se recomienda, en las situaciones de contratación de personal de servicio familiar o asistencial, que se asista a entidades legalmente establecidas o a organismos públicos o privados o entablar referencias personales para un mejor conocimiento de la gente que se marchan a contratar.

También, la realización de un inventario y opinión de las piezas de joyería, en tanto que resulta muy útil para comprender las peculiaridades de las joyas en caso de que fueran sustraídas.

Más información

Detenida una mujer por hurtar joyas en las casas de los jubilados que cuidaba