Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Condenan a hombre de 35 años por 36 delitos de robo en empresas de La Rioja y País Vasco

Condenan a hombre de 35 años por 36 delitos de robo en empresas de La Rioja y País Vasco

También actuaba en segundas residencias y en el barrio de El Cortijo realizó, presuntamente, 11 de estos hechos

LOGROÑO, 31 Ago.

Un hombre de 35 años y con numerosos antecedentes penales ha ingresado en prisión tras cometer presuntamente 36 delitos con fuerza en el tejido empresarial riojano y del País Vasco. Sin contar los daños ocasionados, el dinero sustraído puede rondar los 40.000 euros.

Entre esos 36 delitos, 11 de ellos fueron realizados en la zona de El Cortijo de Logroño, en donde también actuó en diferentes viviendas.

La Policía Nacional ha informado de que la detención se produjo el pasado viernes, 25 de agosto, en la localidad navarra de Viana tras un estudio del modus operandi del presunto autor de los hechos en la ejecución de los robos con fuerza.

Tras la operación -denominada 'Tempranillo'- se decretó el ingreso en prisión del presunto autor de los hechos de un total de 36 delitos de robo con fuerza, 1 delito de hurto y 1 delito de daños, todos ellos cometidos en empresas, sociedades, negocios e industrias de polígonos industriales, bodegas, negocios de hostelerías y segundas residencias, todas ellas en La Rioja y en País Vasco en los últimos 9 meses. En muchos de estos lugares llegó a entrar en varias ocasiones.

La investigación se inició tras decretar un incremento significativo de robos con fuerza en La Rioja. En colaboración con la Ertzaintza se comprobó que también habían incrementado los delitos de robo en el País Vasco. "Todos tenían el mismo patrón a la hora de ejecutarse por lo que se estudió los hechos delictivos llegando a la conclusión por los investigadores de que podíamos estar ante el mismo autor", afirman desde la Policía Nacional.

El presunto autor siempre realizaba las acciones delictivas en horario nocturno, aprovechando así en la madrugada la escasa afluencia de personas durante esas horas para introducirse en las empresas y evitar ser sorprendido. Además, los realizaba entre semana.

Normalmente acudía a los lugares a pie, utilizando para entrar en las naves herramientas que se encontraba previamente en los lugares adyacentes para luego abandonarlas. Sirviéndose además de capuchas, gorros o mascarillas.