Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

Comercio riojano tacha de "inaceptable e inviable" la reducción de la jornada laboral del Gobierno central

Comercio riojano tacha de

LOGROÑO, 24 Ene. - La Federación de Empresarios del Comercio de La Rioja (FER Comercio) expresa su profunda preocupación ante la propuesta del Ministerio de Trabajo de reducir la jornada laboral a 37,5 horas semanales y advierte de las consecuencias desastrosas que tendrá en el sector del comercio, especialmente en las empresas más pequeñas, que se verán afectadas de manera desproporcionada.

Según FER Comercio, resulta incomprensible que en el comercio, un sector que tiene la posibilidad de abrir sus establecimientos hasta 90 horas a la semana, se plantee una reducción de la jornada a 37,5 horas.

La implementación de esta medida implicaría, en la práctica, un aumento encubierto de los salarios en un 6,25% al tener que pagar lo mismo por menos horas de trabajo, lo que obligaría a contratar más personal para cubrir esas horas. Todo esto aumentaría los costos para los comerciantes de manera inasumible.

Los comerciantes de La Rioja consideran que la medida propuesta por el Gobierno central es inasumible por los siguientes motivos:

1. Incremento sustancial del costo salarial de los empleados.

2. Conciliación familiar y personal incompatibles para los autónomos, que representan la mayoría de los comerciantes.

3. Dificultad para establecer turnos de trabajo en comercios donde la reducción de la jornada es viable.

4. Necesidad de contratar más empleados en los pequeños comercios con atención al público, lo que disminuirá su competitividad frente a las empresas en línea y podría llevar a la inviabilidad económica de estos establecimientos.

Según FER Comercio, la reducción de la jornada laboral es competencia de la negociación colectiva, que corresponde exclusivamente a las organizaciones empresariales y sindicales representativas. Consideran que debería establecerse una jornada anual de trabajo que permita la distribución de las horas de manera conveniente para las empresas.

Además, la medida propuesta disminuirá la competitividad del sector del comercio de proximidad, lo que afectará gravemente al emprendimiento en este sector, que ya se encuentra dañado. Esto llega en un momento complicado marcado por los altos costos a los que se enfrenta el comercio de proximidad desde hace meses y en un contexto en el cual muchos subsectores aún no se han recuperado de los niveles prepandemia.

Según datos recientes, solo en 2023, en España, el número de empresas con menos de 10 empleados en el comercio de proximidad disminuyó en 35,527 en comparación con el año anterior, lo que equivale a 97 establecimientos menos al día. En comparación con 2019, antes de la pandemia, el sector cuenta hoy con 51,499 empresas menos con estas características.

Por todo esto, desde el comercio riojano de proximidad, representado por FER Comercio, exigen que cualquier acuerdo relevante tenga en cuenta las realidades específicas de los diferentes sectores económicos, como lo establece la negociación colectiva, ya que consideran que esta medida es inaplicable en algunos de ellos. Lo contrario pondría en grave peligro la supervivencia de muchos establecimientos del comercio de proximidad y, por lo tanto, de los miles de puestos de trabajo que este sector crea en La Rioja y en España.