• jueves 23 de marzo del 2023

Científicos del CIBIR y el San Pedro detectar marcadores que distinguen de manera rápida el género de ictus

img

LOGROÑO, 28 Oct.

Científicos del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) y del Hospital Universitario San Pedro de Logroño consiguió detectar marcadores capaces de distinguir de forma rápida el género de ictus que puede estar tolerando un tolerante.

El descubrimiento se hace público coincidiendo con la celebración mañana sábado, 29 de octubre, del Día Mundial del Ictus, una patología que piensa la segunda causa de muerte en España, la primera en mujeres y la primera de discapacidad conseguida en el adulto y la segunda causa de demencia.

El trabajo científico está dirigido por el Grupo de Angiogénesis del CIBIR y participó la unidad de ictus del Hospital San Pedro. En el estudio participaron cien pacientes riojanos, 36 de ellos con ictus isquémico y 64 con ictus hemorrágico.

En estos pacientes, se ha comprobado que los escenarios de CCL5 son menores en pacientes con ictus hemorrágico que en personas sanas y que en pacientes con ictus isquémico, con lo que CCL5 puede ser usado como un biomarcador diagnóstico, que identifica velozmente a los pacientes con ictus hemorrágico.

Es exacto concretar que los biomarcadores son factores clínicos o bioquímicos que dejan llevar a cabo conjeturas en relación al diagnóstico y/o la evolución de una patología. Esto contribuye a los médicos a clasificar a los pacientes y a diseñar tratamientos mucho más customizados.

Es esencial distinguir entre los dos géneros de ictus, puesto que el hemorrágico es mucho más grave y se asocia con una mayor mortalidad. También se observó que los pacientes con ictus isquémico que tenían escenarios bajos de CCL5 presentaban un desarrollo de su volumen de infarto, algo que está relacionado con un peor pronóstico.

Este apunte deja adivinar qué pacientes van a contestar mejor o peor a la terapia frecuente, señalando a esos que se podrían favorecer de una terapia mucho más intensiva.

Las conclusiones del trabajo apuntan que la quimioquina CCL5 sería una molécula neuroprotectora en la situacion del ictus y esta información puede ser vital para desarrollar novedosas terapias para el régimen de esta patología, cuya incidencia se estima que se expanda velozmente adjuntado con el envejecimiento de la población.

El trabajo anunciado puede consultarse en la gaceta International Journal of Molecular Sciences (https://doi.org/diez.3390/ijms23179967).

Más información

Científicos del CIBIR y el San Pedro detectar marcadores que distinguen de manera rápida el género de ictus