Crónica La Rioja.

Crónica La Rioja.

"Bodegas Franco-Españolas: líder en enoturismo con proyección nacional e internacional"

Bodegas Franco-Españolas anunció sus destacados ingresos anuales en 2023 para su área de enoturismo, alcanzando los 1.4 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 20% respecto al año anterior. Esta cifra consolida la posición de la empresa a nivel nacional e internacional.

En cuanto a las actividades de la bodega, las visitas y experiencias representan el 43% de los ingresos totales, mostrando un crecimiento del 28% en comparación con el año anterior. Por otro lado, el turismo MICE de congresos y eventos se ha consolidado como una fuente importante de ingresos, alcanzando el 32% y experimentando el mayor crecimiento, con un 34%.

A pesar de experimentar una disminución del 8%, la venta directa de vino sigue siendo un componente fundamental, representando el 22% de los ingresos. La actividad cultural durante todo el año mantiene un sólido 3% con un incremento del 24%.

En cuanto al comportamiento de los visitantes, un total de 64,938 personas han disfrutado del programa enoturístico de la bodega, lo que representa un aumento del 4% en comparación con el año anterior. El 30% de los visitantes pertenece al segmento joven de entre 20 y 35 años, y el tipo de viaje se desglosa en un 38% de amigos, un 12% en familia y un 50% en pareja.

En términos de segmentación geográfica, el turismo nacional sigue siendo predominante, representando el 70% de los visitantes. Los mercados tradicionales como País Vasco, Castilla y León, Madrid y Barcelona son los principales focos de interés. A nivel internacional, los turistas provienen de países como Reino Unido, Francia, Portugal, Estados Unidos, México y Alemania.

Para el futuro, Bodegas Franco-Españolas ha establecido ambiciosos objetivos para el 2024, que incluyen un crecimiento del 20% en los ingresos totales en enoturismo, un aumento del 5% en el número de visitantes y mejoras significativas en las diversas áreas de negocio.

En cuanto a la estrategia para este año, se contempla la retención de talento a través del Plan de Retención de Talento, que incluye medidas de conciliación familiar, formación y desarrollo profesional. También se mantendrán acciones solidarias como destinar el 2% de las ventas de visitas y experiencias a organizaciones sin ánimo de lucro, realizar visitas a colegios y promover lanzaderas de empleo.

Otra medida importante es la especialización del personal en cada línea de negocio dentro del enoturismo, para satisfacer las demandas de un nuevo tipo de enoturista más experimentado y exigente. Además, se planea invertir en nuevas tecnologías para mejorar la atención al cliente, facilitar nuevos tipos de visitas y utilizar la inteligencia artificial para responder automáticamente a las necesidades de los turistas.

Elena Pilo, directora de enoturismo y eventos de la bodega, reconoce los desafíos del área de enoturismo y busca nuevas formas de comunicación para conectar con el consumidor final. Para enfrentar estos desafíos, se planea aumentar la plantilla en un 40% en los próximos meses para demostrar el compromiso de la empresa con el crecimiento sostenible y la adaptación a las demandas del nuevo enoturista.

En conclusión, Bodegas Franco-Españolas destaca en el sector del enoturismo con sus impresionantes ingresos anuales y continúa innovando para mantener su liderazgo. La agilidad, flexibilidad y la inversión en tecnología son clave para mantener el ritmo de crecimiento y superar los retos que se presenten en el futuro.